Analisis profundo del mercado milanista

Baggio_Forever

Mega Fútbol
49
28/6/12
Tercera parte de mi reporte sobre el mercado de pases de Italia. Esta vez es el turno del Milan, para luego seguir con los equipos que quieren colarse a la gloria y, finalmente, el resto de aquellos que solo aspiran a una estadia tranquila en la nueva temporada de Serie A.

Milan

Evaluacion de mercado: C-

Director: Adriano Galliani

Hasta la última semana del mercado, el Milan fue el más decepcionante de entre todos los grandes y, probablemente, de todo el movimiento Calcio.
El Milan es quizás, la representación más trágica de la actualidad italiana. Un pais atrapado en una crisis financiera que no cesa y que "ostenta" un movimiento futbolístico sumido en el escándalo, cuyos fanáticos se han alejado de los antiguos e inadecuados estadios, mientras las ganancias por concepto de televisión han sido divididas con mas ecuanimidad, lo cual significa más a los que tienen menos y menos a los que tienen más.

Desde hace varios años el Milan, basado en el orgullo y la ambición política de su dueño, se aferraba a una ilusión en donde Berlusconi todavía era capaz de desparramar dinero para ajustar las cuentas y mantener a su equipo lo más competitivo posible. Fue precisamente hace dos campañas cuando el Milan hizo su último gran esfuerzo económico, fichando a Ibrahimovic y Robinho en la semana final del mercado. La doble movida es una leyenda en Italia, agarrando a todos por sorpresa, incluido al multi-titulado Inter y cambiando el orden de fuerzas en la Serie A de la noche a la mañana.

Desde entonces, el Milan se ha limitado a realizar dos fichajes en donde debieron invertir más de 5 millones de euros. El primero fue el de Kevin-Prince Boateng, que al final de cuentas fue una ganga, seguido del fichaje de Stephan El-Shaarawy. Aun sin realizar inversiones importantes, el Milan resistía la hemorragia de dinero y mantuvo a sus estrellas vestidas de rojo y negro, apostando por el nivel general bajo en la Serie A y a mostrar la mejor cara posible en Europa bajo las limitadoras circunstancias.

Con la increíble multa de más de 500 millones de euros a la compañía de inversiones de Berlusconi, comenzaría el principio del cambio obligado del Milan. El dueño que siempre estuvo dispuesto a gastar en su juguete preferido, finalmente decidió cerrar la billetera y optar por el balance económico por sobre su propio orgullo deportivo.

El comienzo de este mercado veraniego escondió lo que se venía ya que fue, de cierta forma, el mismo tipo de mercado que los rossoneris venían realizando en los últimos anos. Primeramente, el Milan se vio forzado a darle salida a prácticamente todos sus jugadores históricos, en un evento sin precedentes que ya había comenzado con la salida de Andrea Pirlo. Afortunadamente en este caso, el Milan le dio libertad a sus “senadores” para fichar con clubes fuera de Italia, eliminando la posibilidad de reforzar a un rival directo. Entre las despedidas estuvieron las de Nesta, Seedorf y, sobre todo la de Inzaghi, quien al final acepto un puesto como coach en Milan, declarando su retiro.

En cuanto a los primeros traspasos, casi todos los que abrieron el mercado fueron a costo cero o a precios de pacotilla. El fichaje anunciado de Riccardo Montolivo fue el primero de varios, llegado a costo cero de la Fiorentina y, a todo efecto, un fichaje muy inteligente y provechoso. Al de Florencia le siguieron Kevin Constant, el joven Traore y el prometedor defensor Acerbi. Todos elementos válidos y útiles con óptica a futuro. Pero son esos realmente nombres que cambian la realidad del Calcio? Son acaso nombres que motivan al fanático? No.

Finalmente llegaría lo que, en teoría, era inevitable. El PSG impulsado por multi-millonarios y un Leonardo que ha venido saqueando a Italia de jugadores importantes, hizo llegar un oferton que, de la noche a la mañana, sacaba al Milan del déficit financiero. Más de 60 millones de euros por los dos top-player del club: Ibrahimovic y Thiago Silva, quienes partieron a Paris y con ellos una ola de fanáticos que reclamaban la devolución de sus abonos para la temporada 2012-2013.

Nunca antes el Milan de Berlusconi debió aceptar semejante golpe a su orgullo como club más titulado de la historia. Había llegado finalmente la hora de cerrar el banco y ajustarse a la nueva realidad. El dinero encasado de las cesiones no sería reinvertido, como no lo fue ante la partida de Kaka. El dinero seria, prácticamente en su totalidad, usado para balancear las cuentas como lo terminó demostrando el resto del mercado.

Tras unas semanas shock, el Milan reaccionó fichando a Christian Zapata, quien regresaba a Italia después de su breve paso por España. La línea, a pesar de las plegarias de los fanáticos, seguiría siendo la misma. Fichajes a bajo costo pero de aceptable calidad. Una vez más un refuerzo digno, pero nada especial.

La depresión se extendió también a los jugadores. Entre ellos Antonio Cassano, quien hace un poco más de 6 meses paso de un quirófano en riesgo de morir, a demandarle a la dirigencia que mantuvieran a las estrellas en el equipo. Pocos podrán negar el oportunismo y la poca gratitud de Cassano pero, al final, es mejor salir de los que no están a gusto antes de ocasionar problemas internos. De esa manera, otro símbolo de buen futbol fue intercambiado (más 7 millones de euros) por Pazzini, traído del eterno rival de la ciudad. Un cambio que, en teoría, podría beneficiar a ambos pero que, a fin de cuentas, fue algo forzoso y repentino.

En esos mismos días, el Milan también cerraría la contratación de Niang, joven prometedor sondeado por varios grandes del Continente. Como otros jóvenes de la cantera, Niang la tendrá muy difícil para cosechar minutos y responde, más que todo, a un deseo del Milan de invertir para el futuro a mediano y largo plazo.
Debido a la necesidad de aplacar parte del descontento de la afición y con el propósito de mantener al Milan cerca del tope de la Serie A, Galliani obtuvo el permiso de fichar a Nigel De Jong quien esta temporada tendría mucha competencia en el Man. City. Ante la necesidad de contentar al jugador, el City aceptó la oferta de aproximadamente 10 millones de euros del Milan, dándole de esa forma el tan necesario contención a Max Allegri.

Resumen:

Un mercado revelador. La crisis financiera simplemente fue demasiado para Berlusconi, quien se vio obligado a ajustarse el cinturón y redimensionar al Milan en todos los aspectos. Por más que se hable de un recambio generacional que tiene la posibilidad de pelear por el Scudetto, la realidad es otra. El Milan podría estar comenzando un duro periodo de sequia de títulos ya que los fichajes de Pazzini o De Jong no esconden las deficiencias.

Ya el ataque no será el mismo, por mas Pato que renazca. La defensa ya no tiene a sus dos pilares centrales, mientras que las dudas en los laterales continúan. Ni hablar entonces del medio campo, ahora dominado por Nigel De Jong, y Boateng como referente en ataque. Sin duda un equipo con pocas alternativas y poca profundidad, pero sobretodo, con mucho menos técnica. Esperemos por el bien del Calcio que existe un nuevo proyecto debajo de todas las dudas que vaya tomando forma y el Milan renazca de entre las cenizas.

Il colpo di mercato:

Prácticamente no habían jugadores capaces de usar su físico y despliegue para contener a los rivales y es por eso que Nigel De Jong fue el fichaje justo y necesario a un precio más que respetable.

Claves para el exito:

- Que los nuevos jugadores, sobretodos aquellos de poco renombre, tengan las temporadas de sus vidas y ayuden a este nuevo Milan.
- Que Pazzini vuelva a ser el goleador prolifico de sus dias en Sampdoria y al principio de su aventura con el Inter.
- Que Allegri logre mantener la presion mediatica y de la dirigencia lo mas lejos posible mientras lidia con un vestuario muy distinto y falto de motivaciones.
- Que las lesiones cesen y Pato vuelva a desplegar toda su clase y tecnica.
 

Crear una cuenta o conéctate para comentar

Tienes que ser miembro para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate y forma parte de nuestra comunidad ¡Es fácil!

Conectar

¿Ya tienes una cuenta? Conéctate aquí.

Mega Fútbol

Arriba